Hacks de viaje que tú y tu bolsillo van a agradecer (Parte 2)

Extensiones para buscador

Quizás creas que las aerolíneas rastrean tus búsquedas para dejarte caer un mayor precio una vez que saben en qué estás interesado, por lo que es probable que uses hasta una VPN al momento de hacer tus reservaciones de vuelo. Si bien es buena práctica, te compartimos este hack que puede ser igualmente benéfico para ti y tu bolsillo: instalar extensiones web. Sitios como Expedia o Honey tienen extensiones para navegadores como Chrome. Una vez instaladas, da click en estas extensiones al momento de buscar tus vuelos y te ayudarán a encontrar descuentos, cupones, dinero electrónico y hasta cashback en tus compras. La extensión de Expedia, de hecho, puede ayudarte a obtener cashback de hasta 10% en tus compras a través de su sitio. Quizás no suena a mucho, pero cuando ya estamos hablando de gastos por encima de los 1,000 USD, todo dinero extra es bienvenido.

Solicitar cambio de asiento

Otro amigo, que viaja con frecuencia por avión fuera del país,  nos compartió este hack, útil sobre todo para los que buscan exprimir al máximo toda oportunidad de ahorrar. Muchos asientos en la mayoría de los vuelos quedan sin ocuparse, ya sea porque la persona no llegó o porque la aerolínea los deja sin reservar, en caso de que alguien quiera mejorar su boleto de último momento. No importa la razón, nunca está de más preguntar. Así que, cuando estés abordando, pregúntale a un sobrecargo si es posible cambiar tu boleto a otro asiento, quizás uno con ventana o a uno con mayor espacio de piernas. De nuevo, esto depende de cada aerolínea, pero hay algunas que te permitirán ese pequeño plus como un buen gesto de atención hacia sus clientes.

Descarga tus mapas y ahorra datos

Dependiendo de a dónde vayas, es probable que no vayas a tener acceso a datos móviles en tu teléfono sin que tengas que desembolsar algo de dinero. Sin tener que preocuparte por cuotas, cargos o estar contando tus megas, lo que puedes hacer para desplazarte es tener mapas del lugar a donde vayas descargados en tu teléfono. Existen aplicaciones que te ayudan a descargar mapas, por ejemplo, de Google Maps, directo a la memoria de tu celular, para poder tener navegación offline. Eso sí, van a ocupar una gran porción de memoria en tu teléfono, quizás gigas incluso, pero vale la pena si no quieres preocuparte por el tema de la conectividad.

Pocket wifi

Ahora que, si necesitas estar conectado en todo momento, ya sea porque tu trabajo te exige estar al pendiente incluso en tus vacaciones (en cuyo caso, te recomendamos cambiar de trabajo), te recomendamos ver la opción de rentar un pocket wifi en el destino a donde vayas. Países como Japón tienen estos dispositivos disponibles para los turistas en sus aeropuertos y ofrecen un gran ancho de banda con datos ilimitados para hasta cuatro dispositivos. Con poco más de 100 USD por dos semanas, estos aparatos son el mejor amigo de quienes no pueden estar despegados de su teléfono aún durante las vacaciones: influencers, YouTubers, creativos de agencia, gente de negocios, etc. Con un pago único evitas estar pagando para conectarte en los costosos WiFis de hoteles y espacios públicos, así como verte en la penosa necesidad de ir a un Starbucks y comprar el café del día sólo para tener acceso a su red.

Volar en miércoles

Las agencias de marketing digital que tratan de generar prospectos para aerolíneas o agencias de viajes, se cuelgan de esta estrategia. Ésta también es una favorita de las publicaciones de la mayoría de blogs de viajes, páginas de recomendaciones y publicaciones similares son la temática de viajes, como si se tratara del Santo Grial de los vacacionistas y viajeros: elegir el día de vuelo ideal, para que sea el más barato posible. Existen muchos mitos alrededor de este tema y la información suele ser confusa y hasta contradictoria. Pero de acuerdo con viajeros frecuentes, el mejor día para volar es el miércoles. De ser posible, reserva tus vuelos de ida y de regreso los miércoles, ya que las aerolíneas lo tratan como el día de menor incidencia de vuelos. Es decir, menos personas lo hacen ese día, por lo que los vuelos son más baratos.